VARIEDADES

Así es Emmett Shear, el reemplazo de Sam Altman al frente de OpenAI, la empresa de ChatGPT

Así es Emmett Shear, el reemplazo de Sam Altman al frente de OpenAI, la empresa de ChatGPT

El sorpresivo y fulminante despido de Sam Altman ha dejado un vacío al frente de OpenAI. En su lugar, la junta directiva ha elegido al empresario e inversor Emmett Shear como nuevo director ejecutivo interino de la creadora de ChatGPT. ¿De quién se trata? ¿Qué hará con la compañía?

Shear es conocido por haber fundado la plataforma de vídeo en directo Twitch, especialmente popular en el mundo de los videojuegos. En 2011, creó esta página junto a otros dos jóvenes inversores, Michael Seibel y Kyle Vogt, y tres años después la vendió a Amazon por 970 millones de dólares. Shear asumió el liderazgo de la compañía como director ejecutivo —cargo que ocupó hasta el pasado marzo— y supervisó su meteórico ascenso hasta convertirla en un fenómeno global.

Curiosamente, en 2011 Shear se convirtió en socio de Y Combinator, la aceleradora de ‘startups’ que impulsó Airbnb o Reddit, entre otras, y que Altman presidió entre 2014 y 2019.

¿Qué hará con OpenAI?

Shear asume ahora el liderazgo de una de las empresas líder en el emergente sector de la inteligencia artificial (IA). En un mensaje en X, la red social anteriormente conocida como Twitter, ha asegurado que en los próximos 30 días contratará a un investigador independiente para que elabore un informe sobre la destitución de Altman. «La estabilidad y el éxito de OpenAI son demasiado importantes como para permitir que las turbulencias los perturben de este modo», ha apuntado.

El nuevo CEO también quiere reformar «el equipo de gestión y liderazgo (…) en una fuerza eficaz para impulsar los resultados para nuestros clientes». «Impulsaré cambios en la organización, incluyendo presionar con fuerza para que se produzcan cambios significativos en la gobernanza si es necesario», ha añadido.

Shear ha apoyado públicamente una «ralentización» de la IA para garantizar que sea segura y cree que hay entre un 5% y un 50% de posibilidades de que se convierta en un riesgo existencial para la humanidad. Así, su posición se alinea con una visión ‘doomer’ contraria a las tesis de Altman, más favorable a aprovechar el éxito de ChatGPT para impulsar el lanzamiento de productos basados en esa tecnología.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba